Aquí sigue Xóchitl

El Xochilista te invita a visitar también xochitlgalvez.blogspot.com

martes, 1 de junio de 2010

Durmiendo a la gente

¿Insomnio?: Olvera

Los discursos deslucidos del candidato producen cabeceos muy parecidos a gestos de aprobación.

Debe reconocerse que, para ser un hombre cuya carrera pública inició con agresiones y violencia, Olvera es un excelente apaciguador de masas, sedante de muchedumbres: somnífero gratuito para quienes acuden a sus mítines.

El candidato de Unidos contigo se esmera en despertar a las audiencias: manotea, suelta chistecillos y sonríe mucho, mucho, pero hay algo que evita a toda costa: modular su voz. Y es que desde que inician sus discursos hasta que concluyen, una sola monótona, grave y plana voz dice palabras y más palabras.

Así es que como Olvera no prende ni hojas secas, sus coordinadores de giras deben subir siempre al templete a alguien consentido por los escenarios. Efectivamente. Omar Fayad, presidente de PRI, usualmente acompaña al candidato a gobernador en sus mítines. Como buen telonero, el señor presidente despliega en el micrófono todo su histrionismo: hace inflexiones, hace el chistosito, mueve los brazos, gesticula y también sonríe. Y luego, para su gran pena, abandona el escenario.

La estrategia de buscar suplentes para subsanar las carencias del candidato probablemente no termine con Fayad. Para evitar que los castos labios de Olvera pronuncien discursos negativos sobre Xóchitl Gálvez, otros funcionarios la tachan en su discurso de foxista, y la culpan por la crisis financiera y por los muertos de la guerra contra el narco. Ni Gálvez misma sabía que tuviera tanto poder.

Por su parte, Xóchitl tiene a Xóchitl. Y si ya se le oye bastante ronquita, es porque de su pecho sale todo lo que debe salir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada