Aquí sigue Xóchitl

El Xochilista te invita a visitar también xochitlgalvez.blogspot.com

martes, 25 de mayo de 2010

Xóchitl avanza en las encuestas... caballo que alcanza ¡Gana!

Existe en el Gobierno del Estado una oficina habilitada para tareas de “inteligencia” sobre conflictos políticos y de opinión pública, la cual, otorgó en días pasados una pésima noticia a la casa de campaña del PRI: Xóchitl Gálvez, candidata de la alianza “Hidalgo Nos Une”, ha recortado la brecha de preferencias electorales apenas a 4 puntos de distancia entre ella y Francisco Olvera, en la carrera por la gubernatura. Lo más preocupante para los priístas resulta ser la dureza al saber que dicho fenómeno se presenta apenas comenzando la carrera electoral.


Así, mientras la coordinación del abanderado oficial se vuelca sobre su preocupación que vierte infinidad de justificaciones sobre su “permanente ventaja”, en la casa de enfrente –a donde también llegó la carpeta estadística-, la oposición celebra lo que consideran un “empate técnico”, al cotejar las encuestas priístas con las propias, que igualmente coinciden en los 4 puntos de diferencia.


Dicho cierre preferencial se presenta sobre una línea ascendente que terminará por aventajar Gálvez por unos 5 o 7 puntos para el día de la elección, en un margen de 40 días a partir de este lunes, según las estimaciones de la campaña de Xóchitl, gracias a una masa de más del 30 por ciento del electorado que aún no decide su voto o prefirió no revelar su intención.


Al ser cuestionados sobre los factores que han determinado el ascenso de Gálvez, perredistas, panistas y priístas coinciden en señalar tres factores:


1.- Francisco Olvera Ruíz ha fragmentado el voto duro del PRI. Era el menos apreciado entre los aspirantes priístas por su hosca personalidad y su pasado político como alfil de La Sosa Nostra en las filas de la extinta y porril Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH), asunto que no es olvidado entre tricolores de las zonas urbanas de Hidalgo, especialmente Pachuca y Tulancingo. La base del PRI rechazaba su imposición, la que finalmente se dio. Su candidatura se sigue considerando un capricho de gobernador Miguel Osorio Chong y en él pocos logran identificarse, pocos depositan perspectiva de trabajo y/o crecimiento laboral y/o partidista.


2.- Se han endurecido las medidas de coerción electoral a funcionarios púbicos del Ejecutivo y Presidencias Municipales. Los empleados de las mismas sufren el aumento de “compromisos políticos” para hacer ganar a Olvera, cuando ya no sólo son 5 sino 10 las personas que “deben” llevar a votar a favor de “El Partido”, vigilando que lo hagan revisando el listado nominal y si fuese necesario, ocupar vehículos oficiales para trasladarlos desde su casa hasta la casilla correspondiente. Los burócratas no son ajenos al abuso de subdirectores, directores, subsecretarios y secretarios que han rolado la carta compromiso a sus empleados sobre la cual funciona la llamada maquinaria gubernamental, ganadora de elecciones. El precio por no hacerlo es la no renovación, o en su caso, cancelación contractual. Su descontento es evidente, y existen familias enteras de tradicionales priístas que sí votarán en su boleta de candidato a diputado, pero la anularán en la de gobernador.


3.- La popularidad de Xòchitl Gálvez es un fenómeno desconocido. El PRI teme que se repita la marea que noqueó el triunfo al Senado de Jesús Murillo Karam en el 2006, bajo el puño popular de Andrés Manuel López Obrador que, de paso, mandó a Roberto Madrazo Pintado 18 puntos debajo del PRD en un Estado considerado bastión tricolor. El Gobierno estatal calculó mal a Xóchitl. Pensó que cerrándole los medios de comunicación públicos y privados, de la mano de campañas negras a través de panfletos, espectaculares y artículos de opinión, su influencia decrecería. Pero les pasó lo contrario. Los activistas del PRI, creyendo que le hacían un favor a su candidato, adelantaron la elección a través de sus estrategias que no hicieron más que colocar a la abanderada opositora al centro de la agenda, haciendo de Francisco Olvera un candidato meramente reactivo. Lo peor para ellos es que, una vez regado el tepache, no hayan cómo levantarlo.


El PRI va rezagado de tal manera que ha solido caer en estrategias ridículas como la creación subrepticia de cuentas de Twitter y Facebook para expandir la propaganda a favor de Olvera y en contra de Gálvez. Sin embargo, de poco le ha servido a los activos obligados de la maquinaria gubernamental su pretendida invasión de redes sociales, cuando se observan los números duros de ambas campañas. Mientras Xóchitl tiene un total de 7 mil 816 seguidores en Twitter, Paco apenas cumple los 740 (ventaja de 10 a 1 para la candidata aliancista). En tanto, en Facebook, 8 mil 428 amigos tiene la ex comisionada de los Pueblos Indígenas en una sola de sus páginas, frente a los 5 mil del priísta, depositados en su cuenta oficial.


Cuestión aparte, tan burda como deleznable, es que el fracasado activismo priísta en internet también se va contra aquellos y aquellas que tengan opiniones favorables hacia Xóchitl Gálvez, con marcaje personal a periodistas o funcionarios que no han agachado la cabeza bajo la campaña corruptora proveniente de Bulevard Colosio s/n, Ex Hacienda de Coscotitlán.


CONTRABAJO


En los próximos días, el ex diputado local petista, José Taboada Rodríguez, impugnará la candidatura de Arturo Aparicio Barrios, quien figura en las listas plurinominales de la alianza “Hidalgo Nos Une” por el PT. Taboada ha sido un aliado irreprochable de Francisco Olvera, desde que juntos caminaron en la 58 legislatura local y antes como compañeros en la FEUH, con presencia del ex petista en la ciudad de Tulancingo a las órdenes del hoy candidato.

Tomado de SI SE PUEDE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada